Mensaje Inicial:

Dos gotas de agua caen sobre la charca de agua caliente y salada. Estas gotas de lluvia, frescas y limpias se funden con el agua roja. Un hombre entró a mojar sus pies dentro de la charca y sintió el agua como un golpe de calor que hizo que no pudiese frenar el deseo de querer meter las manos para sentir la intensidad de este agua rojiza. Sin darse cuenta en las manos tenía una pequeña herida y sintió un escozor muy fuerte al entrar la sal en su herida. La lluvia comenzó a caer más fuerte y el hombre encontró cobijo rápidamente. La herida sanó al cabo de un par de días.

¿Para qué necesito vivir tu tránsito?

Para aprender a reconocer cuales son los momentos en los que necesitas fundirte con las relaciones en la cuales necesitas eliminar ciertos aspectos que son tóxicos, para transformarlos en algo mejor. También para aprender a soltar, dejar ir y sobre todo para sanar tu alma.

¿Cómo puedo aprovechar tu tránsito?

Siendo consciente de la importancia de estar presente y tomar acción ahora. Dejar de mentirte y dejar de posponer todo aquello que sabes que no necesita atención. La clave es transformar ciertos aspectos de tu vida que necesitan regenerarse.

¿Qué puedo hacer para vivir tu tránsito en armonía?

Estar abierto a sentirte vulnerable y abrirte en canal ante aquello que realmente te produce dolor, una vez toques fondo podrás empezar a darte cuenta de la valía de resurgir y podrás conectar con tu poder de resiliencia.

 

Entradas recomendadas